Un relato épico

La repatriación de los argentinos.

En medio de la desgraciada pandemia del Covid-19 en nuestro país habría algo positivo, una creciente prudencia política en la comunicación (y tal vez mancomunidad en las decisiones) de parte de la mayoría de las autoridades, políticos y líderes de la nación. Sin embargo, hay algunos que insisten en redactar un relato sobre la repatriación de argentinos varados en el exterior.

La información que se difunde es cuanto menos imprecisa. En medio del aislamiento que se impone en todas partes, parece aprovecharse toda oportunidad para reivindicar una postura ideológica respecto de la importancia de contar con una aerolínea de bandera subsidiada y a la vez de denostar al resto de las aerolíneas tratándolas poco menos que de perversas.

Es cierto que el vocablo “repatriar” significa estrictamente “devolver algo o alguien a su patria”, pero es evidente que la idea que se intenta trasmitir es la de una acción en extremo peligrosa para rescatar a alguien del destino más cruel. Hay declaraciones y conferencias que parecerían evocar al “Puente Aéreo a Berlín” que aprovisionó el occidente de esa ciudad durante el bloqueo soviético en 1948.

El relato incluye la presentación televisiva del sindicalista Pablo Biró quien, enfundado en su unifome de piloto al mando –que muy poco ha lucido en los últimos años– aparece diciendo en modo lágrima: “(hay) una inmensa mayoría de voluntarios dispuestos a traer de vuelta a los argentinos a casa”, para luego agregar, que el Presidente Alberto Fernández “fue claro al decir que hay que traerlos y que, para eso, es Aerolíneas Argentinas”.

Por su parte, el presidente de la compañía, Pablo Ceriani declaró: “Les pedimos a las otras aerolíneas que faciliten los trámites y colaboren en esta situación inédita que día a día genera una serie de complicaciones” y, poco después añadir que, “… para tomar gratis a un pasajero de otra aerolínea se debe cumplir con un mecanismo que tienen que activar las otras compañías y no lo están haciendo”. ¿Palo para el enemigo?

Pero ¿cuál fue y es la situación real sobre lo sucedido con las aerolíneas extranjeras y por qué?

Pongamos claridad:

1) Aerolíneas Argentinas no está trayendo, salvo por alguna excepción, a los argentinos gratis, de hecho, quien desee volver al país y no cuente con pasaje, tendrá que abonar, según el propio Ceriani, alrededor de 600 euros por el tramo Madrid – Buenos Aires o 500/600 dólares para regresar de los Estados Unidos, lo que sería un precio por tramo volado superior a la media de mercado anterior a la crisis. En el caso de los pasajeros que utilizaron compañías extranjeras que integran SkyTeam, serían transportados conforme a los acuerdos vigentes en la alianza. En los otros casos en que los pasajeros tuvieran su regreso en otra de las compañías extranjeras, lo que exige AR es que éstas firmen un FIN (endoso), de ese modo AR respetaría la tarifa original a la que se vendió el pasaje, pero si no lo hicieran, el pasajero tendría que pagar los precios antes señalados.

2) Las otras aerolíneas no abandonaron a sus pasajeros, fue el gobierno nacional el que impidió los vuelos de países infectados a la Argentina y consecuentemente se suspendió la operación de esas compañías al país. De hecho, Iberia, publicó un tweet respondiendo al canciller Felipe Solá, quien acusaba de abandono a las aerolíneas extranjeras, de la siguiente manera: “Hola. El gobierno argentino ha prohibido a las aerolíneas extranjeras volar a su país. Por lo tanto, no es una decisión que hayamos tomado nosotros, sino su gobierno. Saludos”.

Las otras aerolíneas no abandonaron a sus pasajeros, fue el gobierno nacional el que impidió los vuelos de países infectados a la Argentina y consecuentemente se suspendió la operación de esas compañías en el país.

Luego se cambió de postura, pero las compañías, en medio de sus propias dinámicas de crisis, ya habían rediseñado sus cronogramas de vuelos, por lo que volver a reactivar la ruta a la Argentina, no podía hacerse de un día para el otro. Además, en el mientras tanto, sus propios países se fueron blindando. Cabe señalar que ciudadanos de otras nacionalidades quedaron varados en Buenos Aires por la propia prohibición de vuelos del Gobierno Nacional aplicada a las aerolíneas extranjeras que los trajeron.

3) Los operadores aéreos manifestaron su deseo de coordinar con Transporte una estrategia de acción pero eso no se logró (¿escuchó?).

4) En medio de la “repatriación” difundida a los cuatro vientos, se rechazaron pasajeros en tránsito sin que hubiera una directiva oficial publicada por la Dirección Nacional de Migraciones (DNM). Vale aquí decir que para muchas de las notificaciones de la DNM se utilizaron audios sin que se publicaran las decisiones en el Boletín Oficial, a pesar de ser ese el medio que otorga legitimidad a los actos de gobierno y el instrumento del que se valen las compañías para tomar sus decisiones.

5) Posteriormente se resolvió habilitar a otras compañías aéreas a “repatriar” a argentinos varados por el mundo porque AR no podía hacerlo sola, en algún caso por tratarse de ciudades a las que no volaba y en otros, por razones operativas. Esto fue reconocido por el canciller Solá cuando señaló en una entrevista, que se había solicitado (¿presionado?) a LATAM que se involucrara en la operación. Las líneas aéreas extranjeras que ahora han sido autorizadas, volarán para buscar ciudadanos de sus países y traer argentinos; en el caso de Aerolíneas, los vuelos parten ferry (sin pasajeros) y vuelven con argentinos o residentes en nuestro país. Un detalle.

Hay más información sobre toda esta operación aérea (y de las otras operaciones), pero con esto basta para ubicarse.

Ojalá que la reinante armonía que parece estrechar la grieta en la crisis, se prolongue y extienda pronto a todo el cuerpo social e incluya a las autoridades de Aerolíneas.

¡Que el virus y el oportunismo sean vencidos!

Te interesará
2 Comentarios
  1. Jasel Kat dice

    Expertos en cambiar el resultado de las cosas para llevar agua para su molino. Tergiversan los hechos y arman “su relato”. Y el “cte. Biro” se puso el uniforme? Payaso este personaje….Ahora ayudà a que se bajen los sueldos y rajar a los ñoquis que tienen en empresas de aeronavegaciòn paradas y sin aviones que volar

  2. Pablo dice

    Excelente artículo.

    Ayer Ricardo Roa en Clarín publicó su editorial con el título “El milagro político del coronavirus” Dentro del texto hay un párrafo que dice lo siguiente; “Massa confundió las medidas de emergencia con un plan para recuperar el consumo. Y en medio de la mishiadura actual y la por venir, adjudicó $100.000 a cada legislador para subsidios. Ahora les pide que graben spots con consignas malvineras al estilo Berni. No hay vacuna que valga contra el oportunismo.”

    Ese “No hay vacuna que valga contra el oportunismo” es el resumen de tu artículo Luis.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia