¿Están el peligro los aeropuertos regionales de Estados Unidos?

Posibles causas de una realidad mientras el mercado explora alternativas • Por Katherine Alex Beaven.

En noviembre de 2020, el Aeropuerto Tweed New Haven, en el sur de Connecticut, se encontró sin servicio comercial por primera vez en casi 90 años. American Airlines, que operaba varios vuelos a la semana a través de su servicio regional American Eagle, anunció que se retiraba. La noticia no fue inesperada, sino que fue parte de un anuncio más amplio en que American Airlines informaba que también desconectaría su servicio regional en el Aeropuerto Regional Williamsport en Pensilvania y el Aeropuerto Internacional Stewart de Nueva York.

En 2022, cuando los viajes casi han vuelto a la normalidad, los aeropuertos regionales siguen soportando la peor parte de los desafíos provocados por la pandemia. A fines de enero, United anunció que eliminaría el servicio en 17 rutas regionales. Para septiembre, Delta, American y United habían anunciado recortes en el servicio, en parte o en su totalidad, a un puñado de aeropuertos regionales en todo el país, incluido Toledo, Ohio; Ítaca, Nueva York; Long Island, Nueva York; y Dubuque, Iowa.

 

 

Aeropuertos pequeños con gran impacto

Según el informe más reciente de la Asociación de Aerolíneas Regionales (RAA, por su sigla en inglés), las aerolíneas regionales son los principales proveedores de servicios aéreos en 29 estados, más de la mitad del país.

Estas pequeñas bases son aeropuertos de mercado terciario que apoyan las economías regionales al conectar a las comunidades con los mercados regionales y nacionales. Por lo general, los aeropuertos regionales se encuentran en ciudades o pueblos con entre 10.000 y 50.000 habitantes y están equipados para manejar aviones mayormente turbohélices o jets pequeños.

 

https://www.instagram.com/cirrusaircraftargentina/

 

El tamaño del aeropuerto puede no decir mucho, pero los aeropuertos regionales y las aerolíneas tienen un gran impacto en la conectividad de los Estados Unidos. El año pasado, según conteos de la RAA, el 41 % de todas los despegues programados se realizaron en aerolíneas regionales, y el 68 % de los aeropuertos de Estados Unidos sólo ofrecían servicio regional.

A pesar de estas impresionantes estadísticas, e incluso cuando los viajes experimentaron un vigoroso reinicio en 2021, la cantidad de personas que toman vuelos regionales llegó a un mínimo de alrededor de 123 millones. Sin contar 2020, fue el número regional de pasajeros más bajo en una década con la friolera de 42 millones de pasajeros menos que el máximo de la década alcanzado en 2019. Según el analista de viajes y fundador de Atmosphere Research, Henry Hartveldt, se estima que 50 o más aeropuertos regionales han perdido todos los servicios este año.

¿Cómo puede caer en picada un servicio que conecta el 90 % de los aeropuertos del país? La respuesta, es sencilla: es el dinero.

 

Fuerzas impulsoras detrás del declive

El declive en el servicio aéreo regional es el resultado de la culminación de varios factores que han llegado a un punto crítico simultáneamente.

El número de pasajeros simplemente no se recuperó totalmente desde COVID, principalmente porque los viajes de negocios (en aerolíneas regulares) han tardado en recuperarse. Los transportistas regionales han respondido a la falta de demanda reduciendo el servicio para concentrarse en el número de pasajeros, aumentando los precios de los vuelos regionales o saliendo del mercado. Ninguna de estas son soluciones amigables para el consumidor.

Pero no se puede evitar tratar el costo de personal y combustible. Los mercados más pequeños tienen una demanda general más baja, lo que requiere aviones más pequeños, lo que a su vez significa menos asientos. La capacidad promedio de asientos regionales ha aumentado constantemente durante los últimos 10 años a 66 plazas, aunque los aviones regionales generalmente pueden acomodar entre 30 y 76 pasajeros según el avión.

«Esto es especialmente importante cuando los costos de los pilotos son más altos y, en realidad, los costos de mano de obra de los asistentes de vuelo han subido; es más fácil amortizar esos costos en un avión con 76 asientos que en un avión con solo 50 asientos», explicó Hartveldt. “La escasez de pilotos que comenzó durante la crisis de COVID se ha sentido de manera más aguda en las aerolíneas regionales. Las aerolíneas más grandes, como United, Southwest o JetBlue, están contratando agresivamente a más pilotos, tanto para reemplazar a los pilotos que se fueron o se jubilaron durante la crisis de COVID, así como contar con pilotos para operar nuevos aviones y financiar su crecimiento”, agregó el experto.

Un piloto primer oficial de una importante aerolínea que habló con TripSavvy bajo condición de anonimato, explicó que existe un debate sobre si realmente hay escasez de pilotos, o si es que «no hay suficientes pilotos que quieran trabajar para lo que pagan los regionales».

Cuando comenzó su carrera hace ocho años con SkyWest, al piloto sólo le ofrecían USD 21 la hora con una garantía de 76 horas al mes, y con frecuencia tenía que estar de guardia en el aeropuerto hasta ocho horas; tampoco se le concedió permiso para su boda, por lo que tuvo que reportarse enfermo. «La paga no lo es todo», agregó. «Y ahí es donde creo que los regionales tendrán que comenzar a cambiar su juego si quieren que la retención de profesionales se mantenga alta».

 

Las comunidades pequeñas pagan el precio más alto

La conectividad es vital cuando se trata de viabilidad económica, crecimiento y oportunidad. Un mercado que pierde el servicio aéreo regional puede tener dificultades para recuperarse. La pérdida de conectividad puede traducirse en menos puestos de trabajo y oportunidades comerciales, lo que eventualmente conduce a una caída en la población y la economía locales, lo que a su vez reduce la probabilidad de que se restablezca su servicio aéreo regional.

La programación esporádica o la disolución total del servicio aéreo regional también dificulta que los residentes locales viajen o se trasladen al trabajo. El aeropuerto más cercano ahora puede estar a horas de distancia, lo que agrega tiempo y gastos adicionales que pueden hacer que el costo del viaje sea prohibitivo.

 

Pista para nuevas aerolíneas

Tweed, New Haven, el aeropuerto regional que perdió todo servicio en noviembre de 2020 está de nuevo en las noticias por ser el próspero centro de la costa este gracias a Avelo Airlines, que comenzó a volar desde el aeropuerto en 2021. Avelo se lanzó en mayo de 2021 como una nueva aerolínea de bajo costo que presta servicios a aeropuertos secundarios desatendidos, como el aeropuerto de Hollywood Burbank y el aeropuerto del condado de Sonoma en California. Actualmente, es la única aerolínea que vuela desde Tweed para conectar el área con Chicago, Charleston, Fort Lauderdale, Tampa, Myrtle Beach, Nashville, Savannah, Sarasota, Washington, D.C., Wilmington (Carolina del Norte), West Palm Beach, Raleigh, Orlando y Fort Myers.

“En noviembre pasado, nos esforzamos por hacer que los viajes aéreos fueran más rápidos, fáciles y asequibles para los viajeros de Connecticut”, dijo el fundador de Avelo, Andrew Levy, en un comunicado. “Durante el año pasado, hemos hecho precisamente eso. En 12 cortos meses, transformamos a Tweed de un aeropuerto tranquilo de destino único en una puerta de entrada vibrante a 14 destinos que abarcan siete estados”.

Es un excelente ejemplo de cómo convertir limones en limonada, pero ¿podría ser el comienzo de una tendencia de reactivación del servicio aéreo regional muy necesaria? Puede que sea prematuro decirlo, pero tenemos los ojos abiertos y los dedos cruzados para que así sea.

El mercado se transforma y muchos ven la posibilidad de nuevos negocios o encuentran fórmulas para iniciar un servicio.

Publicado por www.tripsavvy.com • Traducido por Aeromarket.
Te interesará

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia