Avianca: los empleados gritan en las redes

Un año en situación indefinida. • Por Luis A. Franco

Uno de los ATR de Avianca con matrícula LV.

Los trabajadores de Avianca están luchando con los recursos que tienen a su alcance. Alzan sus voces por las redes pero nadie parece atender su reclamo.

Cuando Aeromarket logra hablar con algunos de los que llevan adelante la campaña en las redes, los interlocutores manifiestan que tienen miedo, ruegan que sus apellidos no se publiquen. Se busca disuadirlos, no se comprende la razón del temor, tampoco brindan detalles. La nota no pudo superar el Whatsapp y el mail. La primera interlocutora fue Laura. Sólo se accede a ellos a través de un número de celular que pareciera pasar de mano en mano, nunca se logró estar cara a cara o dar con apellidos. Seguramente viven angustiados. De un modo u otro, todos están angustiados en estos tiempos, aunque ellos llevan un año reclamando una definición. No cobran sus sueldos, pero no fueron despedidos. Los reclamos están en la Justicia y al ritmo de los tribunales, pero sus necesidades son cotidianas.

“Hoy pedimos que la empresa resuelva nuestra situación laboral, que nos garantice la fuente de trabajo o que nos desvincule y paguen lo que se nos debe hasta la fecha. También pedimos a las autoridades que contemplen nuestro caso como una excepción y nos permitan acceder al IFE”, dice Natalia, quien además se presenta como agente de Tráfico de Aeroparque.

Para los empleados Avian cerró las puertas, dicen estar en un abandono total y sin respuestas por parte del directorio.

Un comandante de ATR cuyo nombre es Daniel dice: “Luchamos para que se nos pague lo adeudado y que la jueza active la causa. También pedimos que la empresa comunique la decisión que tomará de cara al futuro. Desde el cese de actividades nunca hubo un canal de diálogo, la empresa no nos informó nada sobre la situación y no nos consta que se busque alguna solución para su continuidad. Nunca fuimos desvinculados, seguimos siendo empleados y ante la situación de la pandemia no podemos acceder a ningún beneficio y los directivos no hacen nada por lograr algún recurso estatal para su personal”.

Para los empleados Avian cerró las puertas, dicen estar en un abandono total y sin respuestas por parte del directorio. “Quebró Avianca Brasil en un momento en que el holding atravesaba dificultades, a eso se sumó la situación del país”, asegura el primer oficial de un ATR al que Laura sumó para que respondiera las preguntas que formuló Aeromarket. Hay coincidencias al señalar que hubo una mala administración. Pero también señalan otros motivos: “Tener la flota parada por más de un año por una denuncia contra el ex presidente Macri, la devaluación, ingresos en pesos y costos dolarizados, la quiebra de nuestra nodriza Avianca Brasil, entre otras cosas, fueron un coctel explosivo, pero nosotros no tuvimos que ver con esa situación”, agrega el piloto.

Aeromarket preguntó a los empleados si conocían el proyecto de la compañía. “Me hubiese gustado entender cuál era el proyecto. La percepción que tuve desde mi área es que nunca estuvo del todo claro. Sucedían cosas raras, un mes llegaba un avión nuevo y al siguiente se lo llevaban sin mucha explicación. En su momento Avianca fue una de las empresas mejor posicionadas de América Latina, por eso muchos trabajadores decidimos sumarnos a la empresa, depositamos expectativas en la aerolínea. Esperábamos que creciera y se convirtiera en una de las principales aerolíneas del país. La mayoría de nosotros estamos desde los comienzos, ayudamos en esos tiempos que siempre son complejos, le pusimos mucha dedicación y compromiso”, agrega Natalia.

Para estos trabajadores la responsabilidad por lo ocurrido tiene nombres y apellidos, son los directivos, pero no corresponde apuntarlos si quienes aluden a personas concretas insisten en no ser identificados

Para estos trabajadores la responsabilidad por lo ocurrido tiene nombres y apellidos, son los directivos, pero no corresponde apuntarlos si quienes aluden a personas concretas insisten en no ser identificados.

“En el mercado aerocomercial tendría que haber diferentes oferentes y no un monopolio. La competencia con reglas bien claras permite elegir al consumidor, así funciona mejor la oferta y la demanda en un mercado”, la respuesta es de Elizabeth, empleada de Administración, a la pregunta sobre la opinión que tiene respecto de la desregulación aerocomercial aplicada en el gobierno anterior.

“Considero que el mercado aerocomercial debería ser una industria que brinde posibilidades de desarrollo para todos los que deseen dedicarse a esta actividad. Lamentablemente, las posibilidades de reinserción laboral eran limitadas antes de la pandemia, ya entonces existía poca oferta laboral en la aviación. Estoy a favor de que varias empresas compitan en igualdad de condiciones en el mercado argentino”, opinó Natalia.

Para el copiloto de ATR “el mercado aerocomercial en el mundo es como debe de ser. En la Argentina faltan facilidades para que las empresas se animen y puedan invertir. Sacando la situación actual, creo que nuestro país es muy amplio y la aviación comercial una actividad fundamental que debe ser realizada por muchas empresas. Es necesario más estabilidad y reglas claras”. Miguel, un despachante de la fallida compañía, piensa que el mercado debería ser competitivo con un piso tarifario para todas las empresas, sin excepción ni beneficios”.

 

El CEO de Avian responde

Aeromarket también conversó con el señor Carlos Colunga. Al preguntarle sobre Avian, la denominada “Revolución de los aviones” y la causa del fracaso de Avian, Colunga respondió: “No sé qué es la Revolución de los aviones … no entiendo. Para mi es un slogan político. Las low cost cambiaron nuestro plan de negocios. Tenían excepciones en cuanto al tratamiento, con diferencias impositivas. No es una casualidad que hayan buscado un aeropuerto que sea mixto para no pagar Ingresos Brutos, repros y una cantidad de cosas. Bueno, eso está en la Justicia. Yo nunca estuve de acuerdo con esas políticas”.

Cuando responde sobre el proyecto Avian nos dice: “El proyecto, por el tipo de avión que nosotros habíamos comprado, era ser alimentadores, hacer hub en Tucumán, Córdoba, Neuquén y Buenos Aires para, redistribuir pasajeros de Aerolíneas Argentinas, trasladarlos desde allí con aviones que se pudieran poner en marcha dos, tres o cuatro veces por hora, para volar a 400 / 500 km a la redonda, Airbus hizo los ATR para eso. Nuestro proyecto, que lo presentamos en el gobierno de la señora de Kirchner, fue ir de la mano de Aerolíneas u otros operadores como LAN”.

El CEO de Avian atribuye el fracaso al ex ministro de Transporte: “Dietrich (Guillermo), nos paró los aviones 14 meses ¿imaginan lo que es tener los aviones en el hangar, las azafatas, administrativos, sistemas de reservas, contratados? Costó una fortuna, sólo las cuotas por los aviones sumaban 500 mil dólares mensuales que no pudimos pagar. Comenzamos mal. El gobierno anterior nos dio 12 frecuencias, 12 líneas (rutas), a Flybondi le dieron 180. Saquen conclusiones”.

Carlos Colunga asegura ser un empleado más: “Estoy igual que ellos, no tengo una sola acción de la compañía. Estoy tratando de no cerrarla, ponerla a volar y que todos tengan trabajo.

Carlos Colunga asegura ser un empleado más: “Estoy igual que ellos, no tengo una sola acción de la compañía. Estoy tratando de no cerrarla, ponerla a volar y que todos tengan trabajo. Yo tampoco cobré y aparezco como el único responsable de todo esto sin ser el dueño. Los accionistas principales prácticamente no me atienden. Soy el que pone la cara en los ministerios de Trabajo y Transporte. Los gremios ayudan pero no hemos avanzado. Si esto es una carga para algunos les digo que con 75 años trabajo 12 y 14 horas por día para sacar este proyecto adelante”.

El CEO de Avian carga las tintas contra las low-cost. Reitera frecuentemente su agradecimiento a los gremios y pondera positivamente lo que hace Aerolíneas Argentinas. Sospecha de la operación en El Palomar, da impresión que le hubieran prohibido acceder al modelo low-cost o establecerse en ese aeropuerto.

Luego, ante la insistencia de Aeromarket, queda claro que Avianca pensaba en un mercado cerrado que crecería “bajo las alas” de AR. En ese caso, la aerolínea que conducía no podía operar en otros aeropuertos que no fueran los mismos que utilizaban AR y Austral. Resulta evidente que no previeron una competencia abierta como la que se implementó.

El avión de Avianca en el hangar.

Aeromarket recuerda a Colunga una vieja entrevista que hicimos en Sunchales, Santa Fe, cuando Macair inauguró una ruta a ese destino. Colunga aseguraba entonces que ellos abrían mercados y luego venía Aerolíneas y les hacía inviable el negocio. “Me recuerdo haber hablado con usted –dice Carlos Colunga—, seguramente no nos entendimos. Por el tipo de avión no es posible que un ATR compita con ningún avión más grande, no fue fabricado para eso. Nuestra intención siempre fue ser aportadores y distribuidores de tráfico de aviones de medio o gran porte. Rafaela fue un ejemplo. Un vuelo a Córdoba en un 737 comparado con un turbohélice no puede competir. Ni por precio ni por duración del vuelo ni por economía, se compite en costo por asiento … Este tipo de avión tiene la función de aportar tráfico para hacer acuerdos comerciales con las aerolíneas más grandes”, reitera el hombre de negocios.

Volvimos a preguntar a los empleados puntualmente si conocían el objetivo de Avian como feader, contestó Laura: “El CEO de la compañía decía que había presentado un proyecto para realizar las rutas menores a 500 kms para alimentar el HUB Aeroparque de AR, pero en esa época ya volábamos. Luego nos dijo que lo habían rechazado”.

Te interesará
5 Comentarios
  1. Sergio dice

    Buen día, entonces el A320 que trajeron también era para alimentar los 737 de AR??….. algo no cierra y no es el hangar de LAN.

    1. Laura dice

      Iba a decir lo mismo: entonces para que un A320? Ese discurso de ser el feed de AR lo planteó cuando ya habian cesado las operaciones.

  2. Andres dice

    El Miedo por parte del trabajador es una clara indicación de Violencia Laboral. Clásico Empresario de 2da categoría, la culpa del gobierno ANAC Low Cost el Dólar, yo soy solo un empleado mas. Pero claramente era el que tomaba las decisiones. Que asuma su responsabilidad y pague a sus empleados. Si los accionistas no le hablan que hace, quien le paga. Pobres empleados que creyeron en este personaje.

  3. Andrea dice

    ‪200 empleados sin ningún ingreso por la irresponsabilidad de 1 persona.‬
    ‪La que siempre tomó las decisiones!‬
    ‪No es un “simple empleado más” ‬
    ‪A otro con ese cuento… ‬

  4. Maria dice

    El señor Colunga no es un simple empleado, las decisiones las tomaba y las toma el. No creo que tenga problemas para pagar el alquiler como muchos de los empleados o que no tenga obra social.
    Que explique porque no solicita el ATP. O cuales son sus proyectos para “salvar la empresa”.

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia