Fiscal acusa a Air France por accidente de hace 10 años

Para el fiscal hubo negligencia

La búsqueda del AF447 demandó un enorme esfuerzo que incluyó el relevamiento submarino.

El 1 de junio de 2009, el vuelo AF447 se estrelló en el océano Atlántico. En el accidente, que fue el más trágico de la historia de la compañía, murieron todos los ocupantes del avión, 228 pasajeros y 34 miembros de la tripulación. Ahora, 10 años después y basado en varias pericias del accidente, el fiscal de París recomienda iniciar un juicio penal contra la aerolínea .

Para la fiscalía Air France “fue negligente e imprudente” al no entrenar a sus pilotos en los procedimientos en que los sensores de velocidad brindaran información incorrecta, sobre todo luego de varios incidentes en que se registraron anomalías similares.

La oficina del fiscal, según la información oficial, determinó también que no habría suficientes pruebas como para inculpar a Airbus por la tragedia del vuelo que cubría la ruta Río de Janeiro – París.

El informe de 2012 de la Bureau d’Enquêtes et d’Analyses (BEA), la agencia francesa que investiga los accidentes, concluyó que la causa principal del siniestro comenzó con el congelamiento de los tubos pitot que miden la velocidad del avión, lo cual afectó la lectura de los instrumentos de abordo y desactivó el piloto automático, lo que habría desconcertado a los pilotos que no supieron resolver el problema por desconocimiento o limitaciones en su formación. El análisis técnico señaló que todo parecía indicar que los pilotos no se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo por lo que tomaron medidas inadecuadas que perjudicaron la actitud (posición del avión), lo cual derivó en la tragedia.

Para la BEA, en ningún momento la tripulación se percató de que la falla podía ser de las tres fuentes de indicación de velocidad. ”.

Para la BEA, en ningún momento la tripulación se percató de que la falla podía ser de las tres fuentes de indicación de velocidad. Según las cajas negras, en el cockpit hubo confusión y falta de respuestas ante las alarmas que indicaban que el avión estaba “en pérdida”.

Al conocerse el informe de la BEA, Airbus emitió un comunicado en el que aseguró que el Airbus A330 funcionó sin problemas durante el descenso y que los pilotos no habrían actuado como correspondería. De cualquier manera, el fabricante resolvió trabajar en la mejora de los sistemas de calefacción a los tubos pitot.

Las pericias basadas en la información recogida por el flight recorder también determinaron que el comandante de la aeronave estaba en su tiempo de descanso en el momento en que el piloto automático se desconectó y que no volvió a tomar su lugar en la cabina hasta que el avión se estrelló en el océano.

En la Justicia francesa han discutido los expertos convocados a lo largo de los años. De parte del fabricante se solicitó una segunda opinión que apuntaló la hipótesis de que el accidente se debió a la operación de la aeronave y no a deficiencias del avión.

Por su parte, los familiares de las víctimas y la propia aerolínea, rechazaron el informe ante el Tribunal de Apelaciones de París que luego de considerar el caso ordenó la reapertura de la investigación y ahora, al considerar en detalle los peritajes, decide que debe abrirse un proceso penal contra la compañía aérea.

Te interesará
1 comentario
  1. Eduardo Curti dice

    La correcta instrucción tiene costos que algunas compañías no quieren pagar ,terminando pagando un costo de dinero y vidas mucho mas alto !!

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia