La semana aeronáutica

Del 3 al 8 de mayo, lo más destacado de la aviación argentina. Por Luis Alberto Franco.

La ANAC en su laberinto o “¡Este organismo está en construcción, volveremos pronto!”

Hubo un tiempo en donde la pandemia sirvió como excusa, pero ese tiempo ya pasó. Hay sectores del Gobierno Nacional que parecen comprender que cada día que transcurre se notan más sus errores, por eso cayeron algunos funcionarios. Sin embargo, hay otras parcelas del Estado que siguen escondidas detrás de la peste. La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) parece estar dentro de los que no han tomado nota de la situación del sector al que debe servir. Y se subraya servir porque su trabajo se enmarca dentro de la ética del servicio público. En definitiva, eso es lo que venden los políticos y compran los electores: servicio público.

Los errores se amontonan día tras día. Comenzaron con la forma en que se dejó a la aviación en tierra sin considerar que parte importante de ella, la actividad aeroagrícola, es un eslabón de la cadena alimentaria. El asunto se corrigió a las apuradas, pero quedaron remanentes que hasta el día de hoy son incomprensibles. Algo similar pasó con las licencias al personal hasta que, siguiendo el criterio de los registros de conducir, extendieron su vigencia. La mayoría de las cuestiones administrativas que venían de la gestión anterior –algunas en proceso de decisión y otras no– siguen en el mismo lugar en que quedaron en diciembre de 2019.

Los nombramientos que se han realizado desde el noveno piso del edificio de Azopardo, no han brillado por la pericia acumulada de los actores designados. Basta con detenerse en la Dirección Nacional de Seguridad Operacional (DNSO) para probar el punto. Varios de los cuestionados administradores del pasado, desconocedores de las cuestiones técnicas de la aviación, pusieron en esa sensible dirección a la mejor espada que lograron conseguir. No se sabe qué pasó aquí, unos sospechan que los gremios son quienes deciden y otros que todo emana de ARSA. En definitiva la sospecha es que la política partidaria prima sobre la política aeronáutica. Peligroso.

Hoy por hoy, en cualquier conversación que se tenga sobre la situación de la aviación, el corolario sobre la aptitud de la autoridad aeronáutica es lapidario.

Aunque se aseguró que se hicieron gestiones para incluir a los talleres aeronáuticos en la última flexibilización, protocolo adecuado de seguridad sanitaria mediante, la decisión no se tomó. A juzgar por los resultados, el caso no fue presentado o quien debía defender la urgente causa de la reanudación de las tareas de mantenimiento no ha sabido hacerlo con solvencia.

Se podría adicionar aquí el gran error de no dejar que los pilotos se entrenen, la vigencia de las horas de vuelo de los alumnos pilotos y muchas otras cosas.

Hoy por hoy, en cualquier conversación que se tenga sobre la situación de la aviación, el corolario sobre la aptitud de la autoridad aeronáutica es lapidario.

Al comienzo de la actual gestión se pensó que estábamos ante un cierto expertise en materia de transporte aéreo, pero cuestiones que van de la repatriación de ciudadanos al diálogo con las aerolíneas en medio de la crisis más devastadora de su historia, han sido, al menos al momento en que esto se escribe, fallidos importantes cuando no errores “no forzados” increíbles.

Hay que recordar que la ANAC ha dispuesto que hasta el 1 de septiembre no se pueden vender tickets aéreos, algo único en la región, según alertan las máximas autoridades de IATA. ¿Habrá aquí un propósito oculto para terminar de destruir a las aerolíneas privadas o también será un error de juicio?

La gravedad del asunto toma una dimensión alarmante porque la autoridad aeronáutica no responde a las presentaciones que se han efectuado por los canales correspondientes, lo cual eleva la indecisión de grave a injustificable.

Para seguir con el trabajo aéreo y la repatriación veamos un caso que pinta a la ANAC de cuerpo entero. Aviones de un par de empresas argentinas que habían terminado sus contratos en un país vecino, se disponían a regresar al país. El aeropuerto de salida era el mismo para todos y la autoridad aeronáutica extranjera autorizaba el vuelo de regreso a la base de las aeronaves. Al realizarse las gestiones de retorno de los aviones a nuestro país la respuesta de la autoridad aeronáutica fue sí, para algunos de ellos y no para otros. Los casos son casi idénticos, por lo que dilucidar el criterio aplicado por la ANAC es imposible. El resultado es que hace más de 10 días que pilotos argentinos sobreviven en un país extranjero a escasos kilómetros de la sedes de las empresas a que pertenecen las aeronaves. ¿Es este un caso de inoperancia o de desidia? Es muy difícil pensar en otra alternativa por lo que cualquiera sea la razón, es muestra de botón de lo que pasa en el organismo rector de la aviación civil. La gravedad del asunto toma una dimensión alarmante porque la autoridad aeronáutica no responde a las presentaciones que se han efectuado por los canales correspondientes, lo cual eleva la indecisión de grave a injustificable.

Ya han sido expuestas en otra parte de esta columna las presentaciones sobre cuestiones puntuales muy delicadas y claramente fundamentadas, por lo tanto las preocupaciones e incertidumbres se suman al estado de situación de la aviación civil hoy ¿será lo sucedido el presagio de lo que habrá que enfrentar al momento en que se levanten las restricciones al vuelo?

Tal vez lo mejor será pensar que en estos 50 días de pandemia se ha trabajado arduamente intramuros para elaborar planes importantes para la aviación civil, como dijera en una reciente entrevista que Aeromarket le hiciera a la licenciada Paola Tamburelli. Después de todo, ningún administrador ha tenido el changüí de preparar su gestión con casi toda la aviación civil paralizada. ¿Cómo no pensar que el tiempo transcurrido desde que las nuevas autoridades asumieron en la ANAC ha sido para hacer un diagnóstico exhaustivo y diseñar terapias innovadoras que sorprenderán a la comunidad aeronáutica y a todos los argentinos? Si eso es lo que se ha elaborado a lo largo de estas largas semanas se verá a los pocos días de ponerse en marcha la rueda aérea, aunque tal vez podría suceder lo contrario y salir rápidamente a la luz que se ha perdido un tiempo tan precioso como inédito. Sería trágico.

Veremos.

_____________________________________________________________________________

 Recuerdos del futuro: la reestructuración de ARSA

El Día del Trabajador fue también una jornada de rumores con epicentro en ARSA. La reestructuración del Grupo cubría un arco de versiones que iba desde la devolución de aeronaves hasta la absorción de Austral por Aerolíneas Argentinas, pasando por el levantamiento de rutas y la jubilación de facto de pilotos y personal que tuvieran la mínima edad para acogerse al beneficio. Finalmente el presidente de la empresa, señor Pablo Ceriani, anunció el martes 5 de mayo, la fusión de Aerolíneas Argentinas y Austral.

“La crisis mundial provocada por el COVID 19 ha impactado de lleno en la industria aerocomercial y no sabemos cuánto durará esta situación. Todo indica que aún quedan varios (…) meses sin ingresos, ni operaciones regulares; lo que significa un tremendo impacto para nuestra industria y la economía en general (…) muchas aerolíneas en la región y en el mundo desaparecerán (…) El esfuerzo que el Estado Nacional realiza para sostener la compañía está al borde de ser imposible. Ese esfuerzo es el de toda la sociedad y, ahora, esa sociedad demanda con urgencia la ayuda estatal para sobrevivir ante esta pandemia que azota a la humanidad”, dijo Ceriani. El SARS-CoV-2, es muy contagioso, tanto que se pasa de tema en tema como un comodín que encubre lo inconveniente, como veremos también en otras áreas de la aviación civil.

Por supuesto, el relato oficial no podía dejar de mencionar los horribles desaciertos del gobierno anterior. Aunque parte de las ideas que ahora se proponen hayan sido presentadas por Luis Malvido y otras se remonten a los odiados tiempos de Iberia, el SEPI y American Airlines.

Es muy rara la comunicación, ya que citar los números de la compañía es como autoincriminarse. El propio Grupo publica en su web los balances que muestran sus pérdidas en millones de dólares y las fechas en que se produjeron (ver cuadro). Dicho sea de paso, dos de esos balances fueron presentados por la administración Macri y aprobados con fórceps y sin ir a la Justicia. Exigencias de grietas, tal vez. En fin, lo cierto es que al presidente Ceriani – y otros regresados y fundamentalmente Mariano Recalde– el pasado lo condena, como en el thriller setentista de Alan Pakula.

Pérdidas de Aerolíneas Austral a través de los años. Fuente: ARSA.

Un dato: el mismo día en que Ceriani hablaba de los 900 y pico de millones de dólares de pérdidas, el valor de American Airlines en Wall Street, era de 4.248 millones de la misma moneda. Las cuentas deberían orientar las decisiones.

Inmediatamente después del anuncio de ARSA, la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA) puso el “grito en el cielo”, nunca mejor aplicado el término, y llamó a estar alerta. En APTA, el jefe máximo, Ricardo Cirielli, manifestaba “ver una oportunidad en la fusión para fortalecer la empresa estatal y mejorar la gestión”, mientras que el Cuerpo de Delegados del mismo sindicato en Austral emitía un durísimo comunicado en el que expresaba que “no esperábamos esto de un gobierno peronista”. Más tarde, arduas gestiones y fuertes discusiones mediante, el grupo “Sindicatos Aeronáuticos Unidos” (APA, APLA, APTA, UALA y UPSA) pidió formalmente una reunión con el presidente de Aerolíneas Argentinas y Austral. Final abierto. La solución planteada por el liderazgo de la empresa y la oposición a ella tienen algo en común: nadie parece estar viendo lo que sucede en el planeta Tierra.

En las páginas de Aeromarket se sostuvo que llegaría el día en que no se podría pagar la cuenta.

Más allá de las viejas ideas que se presentan tarde y mal, hay desprolijidades por todos lados. Por ejemplo, la idea de crear una unidad de negocios de mantenimiento demuestra una descoordinación macro por la existencia de FAdeA (Fábrica Argentina de Aviones). Esa empresa, también estatal, logró disminuir su déficit realizando mantenimiento para varias aerolíneas –una iniciativa que es herencia del gobierno anterior– ¿no sería mejor que el Estado concentrara también en el complejo industrial de Córdoba su mantenimiento? Ya que estamos de reformas reciclemos la piecita de atrás y hagámosle el cuarto al nene.

En las páginas de Aeromarket se sostuvo que llegaría el día en que no se podría pagar la cuenta. Lamentablemente la negación y las telarañas mentales, como decía un gran profesor de Fundamentos de Análisis Económico, no han dejado (¿dejarán?) que se salvara lo más posible del patrimonio. Una vez con el presidente Carlos Menem y otra con la doctora Cristina Fernández, se perdieron buenas oportunidades. En un caso con una privatización mal concebida y peor ejecutada, en el otro con una re-estatización oscura, costosa y una gestión escandalosa, se frenaron ideas que podrían haber sido beneficiosas o, al menos, evitado sangrías de recursos.

Es justo decir algo sobre la Revolución de los Aviones, otra gran idea que arrojó resultados pero a la que le faltaron decisiones vitales. Otro momento desaprovechado. Ahora habrá que esperar.

Veremos.

_____________________________________________________________________________

El vuelo inglés

Mientras escribíamos estas líneas, unos 300 ciudadanos ingleses abordaban un vuelo de Air Europa que los llevaría de regreso a su país. El despliegue en el aeropuerto fue importante por que los funcionarios de la “British Embassy”, identificados con vistosos chalecos amarillos embanderados, asistían a los ciudadanos con esmero y profesionalismo.

La historia de este vuelo tiene un flanco triste. Nuestras fuentes nos informan que hubo gestiones del Foreign Office para que nuestra Cancillería aprovechara el vuelo del Airbus 330 de Air Europa que había fletado el gobierno británico, para repatriar argentinos varados en Gran Bretaña pero, lamentable e incomprensiblemente, la respuesta Nac & Pop fue un tajante no. Resultado: el avión vino de Europa vacío. Eso sí, nosotros enviamos uno a Londres que tuvo que regresar por cuestiones técnicas, que llevaba 60 británicos y debió ser reprogramado. ¿Cuántos nos salió el rechazo? Aerolíneas no lo informa. ¿Qué nos pasa?

_____________________________________________________________________________

Carta de las organizaciones de la aviación civil al Presidente con copia a la OACI

Varias organizaciones de la aviación civil (CADE, SAA, CAEVU, FEARCA, FAVAV, APHA, FADA, FAP, FAVL, AAA, AAAA, CArAE, CAEDyA, AMAA, SAMA y el Consejo Nacional de Aviación Civil) enviaron una carta al Presidente Dr. Alberto Fernández. El propósito de la nota era informarle al Primer Magistrado la situación por la que atraviesa la aviación civil, especialmente el trabajo aéreo y la aviación general durante la cuarentena y alertar sobre las consecuencias que tendrá el no resolver algunas cuestiones pendientes y, sobre todo, no flexibilizar actividades esenciales. También quedó de manifiesto la poca atención de la ANAC a las organizaciones, tanto individual como colectivamente.

La carta, que molestó a la autoridad aeronáutica, mas no ha tenido respuesta oficial hasta el momento, fue enviada también al ministro de Transporte, al jefe de Gabinete, al ministro de Turismo y Deportes y a la licenciada Paola Tamburelli, titular de ANAC. y una copia de ella ha llegado a la OACI. Recordemos que la inspección del organismo está pendiente. Todo suma y todo resta. La autoridad debería saberlo.

Esta es la segunda carta que las organizaciones alcanzan a las autoridades para que se atienda y entienda la situación. Otra vez la base de la aviación civil es ignorada.

_____________________________________________________________________________

El CPIAyE presentó sus serias preocupaciones a la ANAC

El CPIAyE (Consejo Profesional de la Ingeniería Aeronáutica y Espacial) dirigió a la Lic. Paola Tamburelli el pasado martes 5 de mayo, una nota en la que realizan importantes consideraciones sobre la situación actual y futura de las aeronaves afectadas a operaciones comerciales y de aviación general que operan en la República Argentina. La prestigiosa entidad creada por decreto del Poder Ejecutivo en 1959 para, entre otras cosas, asesorar a organismos públicos sobre temas de su especialidad, pone en conocimiento de la administradora situaciones técnicas de la aviación civil que necesitan ser ponderadas y resueltas, tanto en el marco de la pandemia y el aislamiento social obligatorio como al retomarse la actividad.

El texto explica detallada y documentadamente los problemas que se enfrentan y cita resoluciones y disposiciones que podrían afectar la aeronavegabilidad de las aeronaves por falta de mantenimiento, vencimientos de plazos y recomendaciones de los fabricantes.

El CPIAyE manifiesta la preocupación basada en sólidos fundamentos técnicos que la salida del aislamiento social, preventivo y obligatorio requiere un análisis inmediato a fin de no perjudicar e incrementar la cantidad de aeronaves fuera de servicio que día a día se irán sumando al parque fuera de servicio de la aviación argentina.

La entidad agrega a las preocupaciones que plantea las dificultades que tienen sus representados para mantenerse habilitados ya que no es posible realizar la recurrencia propia de sus tareas.

La nota solicita finalmente que se exceptúen del aislamiento social preventivo y obligatorio a todo el personal relacionado a las actividades del mantenimiento aeronáutico.

 

© Aeromarket. Permitido reproducir citando fuente.
Te interesará
2 Comentarios
  1. Víctor H. Ramirez dice

    Veo una evidente inacción en nuestra actividad , que no se si es fruto de desconocimiento o inoperancia , dejando paralizada toda operación aérea, sin lineamientos 1ue consideren las necesidades de la Sociedad , ejemplo, los fumigadores ,para mitigar el dengue , que también tenemos y no se menciona , el mantenimiento de un sistema virtual a fin de sostener la vigencia de temas de capacitación que en la actividad normal siempre se las relega por falta de tiempo , que hoy disponemos , por la falta de actividad operativa , que siempre es el gran tirano , la pandemia está, pero debemos aprovechar este tiempo para reconfigurar y adecuar nuestra actividad .

  2. Lorena dice

    Cómo ciudadana comun,agradezco inmensamente está nota,dado que desde el aislamiento social y obligatorio poco se conocía el porque de las NO salidas de vuelos de cabotaje.
    Entendiendo obviamente que,debido a la pandemia obviamente los vuelos internacionales quedarían en stand bye por un tiempo.
    Pero no encontraba el motivo del porque tantos meses sin vuelos”domésticos”.
    La Argentina es inmensa y la industria aeronáutica es sumamente necesaria,de eso no cabe ninguna duda.
    Ojalá haya una pronta y acertiva solución a este gran conflicto que deja a muchisimas personas en el medio sin solución.
    Gracias

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia