Hay que poner al transporte aéreo en marcha

Apelación de ALTA a la racionalidad y otras ideas. Por Luis Alberto Franco

Hay que volver a la actividad lo antes posible.

La Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), realizó un razonable pedido a los gobiernos de la región: eliminar las cuarentenas, abrir las fronteras, estandarizar pruebas previas al vuelo y permitir la entrada de viajeros por vía aérea.

El pedido es el corolario ante la evidencia de que las aerolíneas y el turismo están exhaustas a la vez que peligran 6 millones de empleos y pérdidas por 110 mil millones de dólares que contribuyen al PBI de Latinoamérica y el Caribe.

 

 

“ … la evidencia demuestra que los viajes aéreos no son un vector para la propagación del COVID-19 y que la aviación es el medio de transporte más seguro y eficiente, incluso durante la pandemia”, dice la presentación de ALTA, para luego agregar: “El estudio más reciente y exhaustivo, conducido por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, constató que –aunque se ocupen todos los asientos de la aeronave– cuando se está sentado y se lleva una mascarilla, un promedio de 0,003% de partículas infectadas cruzan la zona de respiración del pasajero y el 99,99% de las partículas se filtran fuera de la cabina en un plazo de 6 minutos”.

La realidad es contundente, el muy contagioso COVID-19 no presenta cifras de elevada mortandad en el promedio de edad de los viajeros que vuelan con cierta frecuencia y lo que se necesita es pensar en estrategias razonables que permitan el más rápido regreso a la normalidad en los viajes aéreos y la reactivación de la industria turística.

Además de las precauciones sanitarias de control, se podrían implementar, en una etapa inicial, límites de edad a los pasajeros, restricciones a la preexistencia de enfermedades además de las normas que ya están vigentes en los países más abiertos al tránsito de viajeros. Nadie propone que estas antipáticas medidas sean algo más que normas pasajeras rumbo a la normalidad, pero en todo caso se pueden ensayar opciones que se comprendan como un aprendizaje en el manejo de la crisis con el sano objetivo de salvar puestos de trabajo y capital.

En otro orden de ideas, es tiempo de considerar que si se va a apoyar financieramente al sector aerocomercial se considere la vía del subsidio temporal a las tarifas por el uso de la infraestructura aeronáutica y la eliminación de impuestos y demás gabelas, lo que sería un alivio indirecto a las empresas que conllevaría una cierta neutralidad en la operatoria comercial, a la vez que sería de administración sencilla para los estados.

Las medidas a implementar podrían ser muy variadas y positivas, pero lo más importante de todo es ponerse a trabajar en equipo para sacar adelante un sector vital para la economía de los países y el bienestar de las personas, ya que viajar es, además de saludable, la herramienta más eficaz de integración de pueblos y culturas.

 

Te interesará
1 comentario
  1. Alejandro Zugazaga dice

    En 1980 un Jumbo 747 costaba cerca de 30 millones de dólares y un pasaje a Europa us$ 1,400. Hoy el avión reemplazo en nueva configuración más reducida (Dreamliner); vale cerca de los 300 millones (10 veces más) y los pasajes se llegan a vender a precios de remate a menos de us$1.000. Quienes hacen caja con estas ventas desesperadas de pasajes a futuro están condenando ciegamente al negocio a su desaparición. La explotación aeronáutica es cara y solo la pueden percibir en toda su dimensión quienes operan dentro de la misma con conocimiento y trayectoria profesional. La valiosa gimnasia de la vida laboral dentro de una cadena sincronizada de gestión de personas y equipamiento permiten afinar con la responsabilidad inherente al sistema el cuidado a los mínimos errores conducentes a los riesgos en la pérdida de vidas humanas. Se trata de operar con mentalidad espacial y visión aguda en la previsión de todas las acciones. Las opiniones de terceros “desde afuera” que solo ven a la actividad como un negocio financiero es la verdadera expresión de un desconocimiento total del sistema. Para operar espacialmente se necesita gente altamente capacitada y equipamiento de moderna tecnología y valor. Como en las comunicaciones el avión es el futuro de los negocios y desarrollo del mundo y la explotación de las Líneas Aéreas solo será posible integrándolas en un contexto globalizado cuyo costo sea prorrateado con el turismo, la inversión y todo tipo de servicios a larga distancia. NO HAY OTRA OPCIÓN. La historia del fracaso se repite cuando la administración de la empresa aérea se maneja financieramente desde adentro de un Banco con acciones que siempre resultan en recortes irracionales, inapropiados, incompetentes y ausentes de toda visión. La meteorología y la densidad creciente del tránsito aéreo requiere afinar la calidad de la explotación operativa a diario en un ámbito en que los Estados apliquen políticas sustentables integrales donde la aviación comercial sea el herramental eficiente que propulse el desarrollo y progreso de las naciones con la eficiencia que demanda un servicio público dotado de la seguridad que merece. La visión del negocio aeronáutico debería ser siempre inversa a los demás, como la planificación de un vuelo. “Del resultado exitoso PARA ATRAS y HACIA EL PRESENTE” adoptando las acciones e inversiones con coherencia sin perder el objetivo de ese resultado final que no puede ser otro que brindar un servicio público con la responsabilidad que se merece. Jamás será un negocio explotado aisladamente. La supervivencia solo es posible con la integración y una visión clara de modernizarse permanentemente. Puede ser un fabuloso herramental de desarrollo pero como en un quirófano.. se necesita idoneidad profesional en todos los sectores.

Responder a Alejandro Zugazaga
Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia