El hombre, ese eterno problema (comentario políticamente incorrecto)

Reproducimos en nuestra página el editorial aparecido en la edición impresa de octubre (238) de Aeromarket.

Parece que el planeta era una maravilla hasta que llegamos nosotros. Frondosos árboles, flores por doquier, arroyos de aguas cristalinas y puras, cielos límpidos, aire fresco, todo era bello, bueno y sano, pero el sapiens se hizo presente y lo arruinó.

Alguien sembró una semilla que desgraciadamente germinó, seguramente fue una mujer, porque los hombres salían a cazar o recolectar. Quién sabe a qué cráneo se le ocurrió la rueda, ni quién habrá sido el que dominó el fuego o inventó la escritura, tal vez ellos fueron los verdaderos autores de nuestras desgracias. Vendrían el freno de los caballos, la herradura, la máquina de vapor, la imprenta, la bombilla, el automóvil, el avión, la penicilina, la energía atómica, el chip, el resonador magnético … ¡Basta, entendámoslo! ¡No podemos seguir cometiendo tantos errores, estamos destruyendo el planeta!

Es tiempo de que alguien nos llame la atención, nos reprenda, nos frene y ponga límites a tanta creatividad destructiva. Al fin y al cabo, parece que hace 10 mil años éramos felices y teníamos todo a disposición.

Pero un momento: parece que sí hay voces que nos están advirtiendo que estamos al borde de la catástrofe, que tenemos que dejar de hacer tantos desastres, abandonar nuestro modo de vida depredador, prescindir de la mayoría de las cosas a las que estamos habituados. Hasta una niña, Greta Thunberg, ha levantado la voz y el dedo índice para regañarnos: “Me han robado mis sueños, mi esperanza con sus palabras vacías. De lo único que hablan es de dinero y nos cuentan historias sobre el crecimiento económico perpetuo. ¿Cómo se atreven?”. Greta está enojada con justa razón y está decidida a arremeter contra los vuelos comerciales. Ella viaja en tren y un velero de plástico con sistema GPS propulsado por un moderno motor marino, que está ahí por las dudas. Está conectada a la web todo el tiempo. No va desnuda. Su ropa no debe ser de fibras sintéticas, algodón, lana, pieles o una combinación de todos, no sería razonable. No sabemos de qué se alimenta ni cómo se trata cuando está enferma, seguramente toma yuyos. Pero sí sabemos que utiliza la televisión, las redes y la tecnología de punta.

Esta heroína sí que sabe hacerse escuchar, fue invitada a las Naciones Unidas y da conferencias frente a medio mundo. Siempre parece enojada. Pero Greta no es la única. Por suerte contamos con otros paladines en pie de guerra que no quieren que comamos carne, usemos automóviles, sembremos semillas transgénicas o se mate masivamente al mosquito que trasmite el paludismo, la fiebre amarilla, el dengue y la chikungunya que enferman a casi 2 millones de personas y generan 1.200 muertes por año. Tenemos que estar agradecidos a los activistas que bloquean pozos de petróleo en alta mar con gomones con motores fuera de borda y barcos de última generación. Es hora de escucharlos, nos están proponiendo soluciones que están a la vista. No importan demasiado los fundamentos científicos ni los debates que la prensa no muestra lo suficiente. Está claro que vamos al desastre porque este año llovió como hacía 70 años que no llovía, cayó granizo del tamaño de una pelota de hockey y en junio hicieron 38º C. Y si no fuera suficiente, ahí tenemos a los modelos matemáticos que en base a información de 180 años predicen lo que ocurrirá dentro de 50 y sin importar millones de décadas de cambios que sucedieron en el planeta. Una proeza de la pronosticación que no podemos dejar de lado.

Tendremos que acostumbrarnos, la cosa es seria o mejor dicho urgente; sí, urgente, hay que tomar medidas ya. ¡Paremos de emitir CO2! ¡Cerremos las industrias! ¡Pongámosle impuestos a los vuelos comerciales! ¡Dejemos de comer ojos! y, ya que estamos ¡Usemos camisas rojas y pantalones negros! Así es más fácil la fabricación. En definitiva ese es el objetivo, la igualdad o mejor aún, la uniformidad conforme a lo que piensan unos cuantos.

“Something is rotten in the state of Denmark” (algo huele podrido en Dinamarca), escuchó Hamlet que Marcellus le decía a un centinela del castillo de Kronborg antes de que el fantasma de su padre, el rey de Dinamarca, se la apareciera para anoticiarlo que había sido asesinado. Algo huele realmente mal en todo el asunto del cambio climático y olerá peor si somos convencidos así como así, si compramos todo lo que se dice sin pensar y, sobre todo, sin informarnos. Ni un rey en 1800 vivía tan bien como lo hace un niño australiano medio hoy día; ni un niño de aquella época tenía una expectativa de vida como la que tiene un joven chileno hoy. ¿Estamos haciendo tan mal todo?

La última novedad es luchar contra los aviones. Lo hacen en Europa y también aquí, un vecino de El Palomar con la ayuda de una jueza comprometida con el populismo. La lucha es contra la modernidad. No se trata de una búsqueda para mejorar, sino un vasto intento por derrotar al sistema por donde se pueda. Ya no alcanza con tomar conciencia hay que ser proactivo en esto y concientizar a nuestros congéneres. Todo está en juego, pero no es un juego.

Te interesará
1 comentario
  1. Eduardo Luis Aprea dice

    Un desastre ecológico no puede hacer cambiar el clima, en todo caso puede crear problemas de contaminación, que es grave, por los desechos orgánicos que se entierran por millones de toneladas en todo el mundo, procedentes del petróleo en su mayoría no degradables, entonces el consumo masivo e ilimitado de productos envasados en recipientes de plástico es incontrolable, por más que afirmen que se reciclan no se cuantas toneladas de ese subproducto del petróleo, el ser humano como dice la nota, está ensuciando a la naturaleza, y la está destruyendo, el cambio climático nos va a sorprender con un planeta que no será el mismo de hace 10.000

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia