Carta de Gustavo Marón al equipo humano de ANAC

El administrador se presenta ante su equipo de trabajo.

Dirijo estas mil palabras a toda la gente valiosa de la ANAC.

 

Hoy, 15 de febrero de 2023, se ha publicado en el Boletín Oficial de la República Argentina el Decreto N° 131/2024, conforme al cual el Presidente de la Nación, Lic. Javier Milei, me ha honrado como sexto Administrador Nacional de Aviación Civil.

 

En esta, mi primera comunicación oficial, pretendo presentarme y expresarles con claridad cuáles serán mis objetivos, mis metas y mi estilo de gestión.

 

Medité mucho acerca de la mejor manera de escribirles, porque las formas también son importantes.  Finalmente elegí comunicarme desde el corazón.  No desde mi corazón de carne, infartado y amenazante, sino desde mi alma, donde cultivo desde niño un amor profundo por la aviación, sus diferentes realidades y su gente.

 

Yo no busqué estar en este lugar.  No urdí planes, no me postulé para el cargo, no pisé a nadie para llegar hasta aquí.  Fui convocado, reflexioné y finalmente acepté la convocatoria.  La decisión no fue fácil porque supuso dejar atrás familia, hogar, docencia, investigación y una profesión que me permitía vivir cómodo, sin mayores contratiempos.

 

Decidí salir de la zona de confort ante la certeza absoluta de que la ANAC se encuentra en una situación crítica y que su colapso puede arrastrar consigo a toda la Aviación Civil.   Medí (y medí bien) que si la recuperación no empieza ya mismo, el proceso de deterioro será irreversible.  Es ahora o nunca, y es a todo o nada. Por eso, mi primer objetivo consistirá en detener el proceso de degradación para, después, ir mejorando de a poco, día por día.

 

Tengo plena conciencia de mis limitaciones y también de mi finitud temporal.  La continuidad del Estado requiere la estabilidad de sus instituciones.  No soy el primer Administrador ni tampoco seré el último.  Mi segundo objetivo será, pues, entregar a mi futuro sucesor una Administración mucho mejor que aquella que me tocó recibir.

 

Con  los pésimos resultados obtenidos en la última auditoría de la Organización de Aviación Civil Internacional, con el peligro de degradación que entraña la inminente auditoría de la Federal Aviation Administration y con nuestros cuatro aviones fuera de servicio, hoy somos el hazmerreir de la Aviación Civil en su conjunto. Nadie nos toma en serio, no somos respetados y mucho menos admirados.  Es más, somos percibidos como un estorbo por casi todos los explotadores a quienes deberíamos servir.   Mi tercer objetivo será atacar el fondo de la cuestión, mejorar nuestras calificaciones internacionales y volcar esa capitalización a la comunidad aeronáutica.

 

Ya en los últimos meses de la gestión anterior advertí como usuario el clima de desánimo, apatía y malestar que era evidente en la ANAC.  Esa atmósfera enrarecida y deprimente ha comenzado a disiparse, como puedo confirmar en las miradas y sonrisas con las que me voy encontrando a diario, piso por piso, pasillo por pasillo.  Mi cuarto objetivo consiste en volver a prestigiarlos, para que integrar la Autoridad Aeronáutica Argentina sea un motivo de orgullo y no de vergüenza o de pesar.

 

Es evidente que apenas nos estamos conociendo. Ustedes están midiendo mi capacidad de liderazgo y yo estoy midiendo sus propias potencialidades y talentos.  Con el tiempo ya no habrá un “ustedes” ni tampoco un “yo”, sino un “nosotros”. En determinado momento seremos una fuerza compacta en movimiento, ágil y con fuerte presencia en territorio.  Construiremos lazos de respaldo mutuo y, a través de ellos, crearemos juntos una organización completamente distinta en la que cada cual trabaje feliz y pueda concretar su proyecto de vida.  Ese es, precisamente, mi quinto objetivo.

 

La ANAC representa para mí el último y el más alto peldaño de mi carrera profesional, pero sólo verán en mí gestos de gratitud y humildad.  Vine a servir a la ANAC y no a servirme de ella. Eso explica que mis jornadas laborales sean de, por lo menos, doce horas. Eso explica que mi potencia se encuentre aplicada siempre a máximo continuo.  Cuando me canso, recuerdo que empecé este largo camino a los catorce años, lavando aviones privados en el extinto Aeroparque de la Ciudad de Mendoza, para comprar luego las revistas Aeroespacio y Aerodeportes con el poco dinero que ganaba. Ese recuerdo vívido me da fuerzas para continuar.

 

No vine a buscar culpables ni pienso perder tiempo en eso. La ANAC no implosionó por combustión espontánea, es evidente que la catástrofe tiene nombres y apellidos.  Sin embargo, no iniciaré una cacería de brujas (que las hay).  En su lugar, daré a los responsables la oportunidad de enmendarse bajo mi mando. Quienes no estén dispuestos, tienen la plena libertad de irse ahora.  Los que se queden no encontrarán en mí a un vengador, sino a un hombre que, simplemente, trabajará.

 

Creo fervientemente en que la ANAC no necesita una motosierra, sino un sacapuntas.  Por ende, el sacapuntas será el símbolo permanente de mi gestión.  Vamos a pulir por todos lados, vamos a mejorar lo mejorable, vamos a enderezar lo torcido y vamos a poner a punto este complejo mecanismo.  También vamos a ahorrar, porque el país está en una crisis profunda y es cierto que las arcas del Estado Federal se encuentran en estado crítico.

 

No les voy a pedir ningún esfuerzo que yo no esté dispuesto a hacer, ni sacrificio que yo no esté dispuesto a experimentar.  Tampoco les voy a suplicar que me crean, que me acepten o que me sigan.  Lo que tenga que ser saldrá de sus corazones y, por eso mismo, será auténtico, sano y bueno.  Y así, dentro de muchos años, tendrán historias memorables que contarles a sus nietos.

 

Pretendo soltarles las manos, pretendo desatarles los nudos invisibles que les han anulado la iniciativa.  Tras años de tascar el freno, es bueno que se acostumbren a tomar decisiones y que sepan que van a ser respaldados. La esencia de la libertad está en el coraje. Los quiero atrevidos, creativos e innovadores.  Los quiero al ataque, en permanente ofensiva.

 

Sepan, sientan y comuniquen que una nueva ANAC está en marcha.

 

Atentamente,

Gustavo Marón

NOTA: Aeromarket recibió esta carta a través de varios funcionarios de la ANAC, no del doctor Gustavo Marón.
Te interesará
8 Comentarios
  1. Gustavo Rodriguez dice

    Bienvenido!!! Profesor a la ANAC.
    Despegado, libre ascenso, frecuencia.
    Atte

  2. CARLOS dice

    He visto el reportaje de un tiempo atrás, hecha por el Licenciado Luis Franco. Un deleite escuchar sobre sus conocimientos en temas aeronáuticos. Excelente decisión del Presidente J. Milei al ponerlo al frente de la A.N.A.C. Descuento su éxito. Felicitaciones.

  3. Guillermo Vozza dice

    Todo muy lindo…. más de lo mismo. Nadie trabaja en la ANAC, sólo los inspectores que ahora hacen inspecciones de base cada tres meses y los inspectores de vuelo, a los que hay que pagarles hasta el auto…Pero por ejemplo, las habilitaciones para operaciones especiales (RVSM, RNAV etc) hace más de un año que no salen, total la cara la damos nosotros…. y ni hablar de ciertos POIS, que como fracasaron en el simulador, los premian con cargos que encima ni siquiera atienden!
    Un desastre, primero hagan! Después manden cartitas apelando al “corazón”

  4. Hector Daniel dice

    Felicitaciones Dr.Gustavo Maron, conozco de primera mano su empuje y mas que acreditada sapiencia de la actividad aeronautica en Argentina , no tengo dudas de que ANAC tenga en sus filas a su persona,mis saludos desde Cinco Saltos ,Rio Negro ,Hector Daniel Pugliese , recientemente Piloto Privado de Avion.

  5. Mario Grasso dice

    Lo mejor al Dr Gustavo Maron y su administración. Que los objetivos en la carta claramente planteados, se cumplan. Lo mejor para la Anac y para el país. Éxitos!

  6. Ariel Alvarez dice

    Les mejores deseos a la gestión del Dr Gustavo Maron. Aunque diciento en la postura con los malos funcionarios. No es casa de brujas, sino la realidad que debe tener la Autoridad Aeronáutica en cuanto a la transparencia y eficiencia.
    El funcionario que fue ñoqui, el que no fue eficiente, o el corrupto, se deben ir de la Autoridad Aeronáutica.

  7. Rosita dice

    Al fin!, luego de tanto tiempo de oscurantismo, de órdenes dadas por whatsapp, sin documentar, solo por caprichos… al fin alguien que sabe escribir, que se expresa sin histeria, sin soberbia y autoritarismo. Alguien que SABE y nos va a dejar trabajar. Solo eso anhelamos: que nos dejen trabajar. Faltaría que saquen a la ingeniera agrónoma Noemí para poder respirar un poco mejor, sin sus malos tratos con gente que sabe más que ella…pero bueno… paso a paso

  8. HUGO ROBERTO MENICHELLI dice

    Felicitaciones Dr Gustavo Maron, su enfoque transparente y decidido inspira y trae confianza en el futuro de nuestra querida Aviacion civil

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia