Hace cuarenta años comenzaba la desregulación

Un 24 de octubre de 1978 Jimmy Carter desregula la aviación comercial. Por Luis Alberto Franco.

Foto: Cato Institute.

La ley de desregulación de aerolíneas es un cuerpo de legislación federal que fue promulgada el 24 de octubre de 1978 por el entonces presidente estadounidense James Earl Carter. Su objeto fue eliminar controles gubernamentales de la industria de la aviación comercial y abrir la industria de la aviación a la competencia para crear nuevas oportunidades para nuevas líneas aéreas y aeropuertos secundarios.

La regulación gubernamental de la aviación se remontaba a 1938, cuando la ley de Aeronáutica Civil creó la Administración de Aeronáutica Civil (CAA) y la Junta de Aeronáutica Civil (CAB). CAA fue responsable del ATC, la certificación de aviones, el cumplimiento de la seguridad y el desarrollo de las vías aéreas. CAB se encargó de la regulación de la seguridad, la investigación de accidentes, y la regulación económica de las compañías aéreas. La CAA era parte del Departamento de Comercio. El CAB era una agencia federal independiente.

En 1946 el Congreso dio a CAA la tarea adicional de administrar el programa federal de ayuda a aeropuertos, el primer programa de asistencia financiera en tiempo de paz destinado exclusivamente a promover el desarrollo de los aeropuertos civiles del país.

La era que se aproximaba de los viajes en avión y una serie de colisiones en el aire (la más notable fue la colisión en el aire del Gran Cañón de 1956), provocó la aprobación de la Ley Federal de Aviación de 1958. Esta legislación asignó las funciones de la CAA a un nuevo órgano independiente, Agencia Federal de Aviación. La ley transfirió la regulación de la seguridad aérea de la CAB a la nueva FAA, y también dio a la FAA la responsabilidad exclusiva de un sistema civil-militar común de navegación aérea y control de tráfico aéreo. El primer administrador de la FAA, Elwood R. Quesada, fue ex-general de la Fuerza Aérea y asesor del presidente Eisenhower.

A partir de 1970 comenzó a pensarse en un cambio, factores como la crisis del petróleo de 1973 y los problemas financieros de Pan Am y otras empresas hicieron temer sobre la vitalidad de la industria. Ocho años después, el senador Howard Cannon introdujo el proyecto que más tarde se convertiría en la ley de desregulación de aerolíneas. El proyecto de ley fue descrito como “un acto para enmendar la Ley Federal de la aviación de 1958, para fomentar, desarrollar y lograr un sistema de transporte aéreo que se ajustara a las fuerzas competitivas del mercado ofreciendo calidad, variedad y mejores precios en los servicios aéreos.

Gracias a esta ley, el número de personas que volaba en los Estados Unidos aumentó de 163 millones en 1970, a 798 millones en 2015, y el precio por milla ha caído desde un máximo de USD 0,32 en 1980 a aproximadamente USD 0,15 en 2015. Además de estos datos, ciudades que estaban al margen del transporte aéreo comenzaron a tener muy diversas propuestas de servicios aeronáuticos.

Cuando la desregulación se impuso, muchos argumentaban que para que funcione este tipo de apertura se tendría que acordar con la Unión Europea una política similar. El concepto era la “reciprocidad” para que las aerolíneas de EE.UU. tuvieran oportunidades análogas a las europeas en el viejo continente. Pero el criterio que se aplicó fue que lo que hace Europa no supone ninguna diferencia para la gente que viaja en EE.UU. Durante aquellos debates alguien dijo: “Semejante razonamiento se similar a argumentar que los consumidores de EE.UU. no deberían poder comprar vino francés si los franceses no permiten que los consumidores franceses compren vinos de EE.UU. ¿Por qué dañar a los consumidores estadounidenses solo porque otros países deciden tener malas políticas que dañan a sus consumidores?”. Lo cierto es que finalmente la desregulación se concretó un 24 de octubre de 1978.

En un mercado libre, los consumidores eligen a los ganadores y perdedores votando al comprar con su dinero. En el corporativismo, el gobierno elige los ganadores y perdedores y normalmente los compinches ganadores obtienen favores a través del lobby. Este corporativismo mantiene precios altos y servicios bajos.

Hace 40 años los estadounidenses decidieron que merecían más libertad y más alternativas. Se transfirió el poder a los consumidores para que tomaran sus propias decisiones en lugar de sostener que fueran los burócratas del gobierno y sus “socios” los que decidieran por ellos.

El éxito de la desregulación está a la vista y Europa siguió el ejemplo. Ese fue el comienzo de nuevos modelos de negocios y la aparición de compañías de aviación y servicios más competitivos y eficientes. En otras palabras, más personas volaron a más lugares y de mejor manera.

Luis Alberto Franco.

Te interesará

Comentarios

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

AeroMarket - Noticias Aeronáuticas e Interés General. Copyright © 2018 Todos los Derechos Reservados.
Quiénes Somos       Contacto

Diseño y Desarrollo Web - Emiliano Gioia