Revelador comunicado de APLA

Transcribimos el “Comunicado de la Comisión Directiva de APLA”.

Tanto los fundamento que intenta sostener como la transmisión de la idea en sí, lo convierten en una pieza muy demostrativa.

«En medio del conflicto por la negociación paritaria que debía haber estado cerrada hace dos meses, el Ministerio de Transporte y la conducción de Aerolíneas Argentinas vuelven a amenazar con una drástica reducción en el área internacional de la compañía.

 En tal sentido, la empresa ha anunciado en distintos medios de comunicación que van a “tener que levantar rutas” y que las mismas “pueden ser Nueva York o Roma”. Tal como lo hicieron hace un par de semanas nomás al bajar dos frecuencias semanales a Barcelona, buscan responsabilizarnos nuevamente a los pilotos de estas decisiones, poniendo como excusa las demoras y cancelaciones sucedidas en las últimas semanas a raíz de un supuesto quite de colaboración.

 En primera instancia, antes de ir a la cuestión de fondo, es necesario aclarar enfáticamente una vez más que no se está llevando adelante ninguna medida gremial que afecte las operaciones de la compañía. Por más de que pretendan ocultarlo y desviar la atención, las demoras y cancelaciones en cuestión no son sino el mero resultado de una pésima planificación y del déficit de tripulaciones técnicas en la flota de largo alcance que quienes dirigen la empresa han elegido desoír.

 Lo que realmente está en juego acá, el tema de fondo, es la firme voluntad que tienen de achicar la oferta de vuelos internacionales de Aerolíneas Argentinas y relegarla al plano nacional y regional, en línea con lo admitido por el propio Gustavo Lopetegui aún antes de asumir como Secretario de Coordinación de Políticas Públicas.

 Así como lo han hecho administraciones anteriores, existe una marcada intencionalidad en esta amenaza. De qué otra manera entender estos anuncios cuando tanto Roma, Nueva York como Barcelona son rutas con un porcentaje de ocupación sostenido muy por encima del 80% y que han demostrado ser sustentables en el tiempo. De qué otra manera entender que no traigan los aviones de largo alcance que dijeron que iban a traer.

 En cada paso que toman se hace más evidente que no solo buscan “disciplinarnos” en la discusión salarial y dividir al colectivo de pilotos que está unido inquebrantablemente en la defensa de sus reivindicaciones, sino que todo aquello que venimos denunciando desde meses se hace realidad.

La denominada “Revolución de los Aviones” no es otra cosa que un plan directo para achicar a nuestra Línea Aérea de Bandera, hacerla inviable, y transferirle recursos a compañías extranjeras.»

COMISIÓN DIRECTIVA


Última Edición

Edición 220